Especias en cuchara

Conseguir una mente sana: los 7 ingredientes

Las claves para lograr una mente sana están al alcance de todos. Desde que en 1927 un grupo de científicos fundara el Laboratorio de Estudios sobre la Fatiga de Harvard y realizaran una serie de novedosas investigaciones sobre el efecto del ejercicio físico, comprobando que las personas que lo practicaban de manera frecuente tenían cuerpos más saludables, ha habido un avance imparable en el conocimiento de los beneficios de la actividad física. Hoy en día, unos hacen deporte y otros no, pero nadie duda ya de sus bondades.

Uno de los anhelos de Chade-Meng Tan, responsable de los programas de crecimiento personal de Google, es conseguir que la gente considere la práctica de la meditación tan esencialmente beneficiosa para la mente y el cuerpo como el ejercicio físico. La inmensa cantidad de datos que llegan de investigaciones procedentes de distintos puntos del planeta le están facilitando el camino. Su objetivo es que la meditación esté al alcance de todos y se perciba como un método fiable, por eso, sabe que hay que dotarla de reconocimiento científico.

Y, aunque aún hay quien desconfía de ella, el hecho de que la palabra mindfulness empiece a formar parte del vocabulario popular es señal inequívoca de que se está perdiendo el miedo a la meditación. Ya no se considera un hábito reservado a monjes que viven en aislamiento respecto al mundo. Más bien, la meditación comienza a entenderse como una técnica beneficiosa para todos, que encuentra su verdadero sentido cuando se sumerge en las vidas reales, revelándose como una práctica útil en nuestro día a día vertiginoso.

Tanto es así, que Daniel J. Siegel, un psiquiatra conocido por sus geniales obras de divulgación sobre el cerebro infantil y adolescente, incluye la práctica de la atención plena entre los siete ingredientes que debe contener el menú diario para alimentar adecuadamente a nuestro cerebro, para acercarnos a un estado óptimo de bienestar físico y mental, para conseguir una mente sana. Se trata de las siete actividades a las que conviene dedicar un tiempo diario. El ejercicio físico y la meditación destacan como dos componentes esenciales.

Pautas para lograr una mente sana

1.- Meditación: tiempo interior.

La propuesta es prestar atención a nuestra vida mental y nuestras sensaciones corporales para conseguir una mente sana.

Siegel nos explica que este espacio nos capacitará para percibir nuestros sentimientos, pensamientos, recuerdos y creencias y nuestras intenciones, esperanzas, sueños, actitudes y anhelos.

Es sorprendente pero cierto que esta práctica continuada redundará en modificaciones directas sobre las conexiones cerebrales que nos conducirán a una vida emocional más plena, con mayor aceptación y capacidad de regulación.

Al mismo tiempo, los cambios cerebrales facilitarán formas más resistentes y flexibles de enfrentarse a los retos de la vida debido a los cambios específicos que experimentará el cerebro.

Además, la investigación comienza a apuntar que el tiempo interior afecta directamente al sistema inmunológico, mejorando su funcionamiento con todo lo que ello conlleva para la salud.

2.- Tiempo de sueño.

Daniel Siegel no lo duda. Si no se dedica al sueño suficiente tiempo se dificulta el funcionamiento óptimo del cerebro, lo cual afectará a las funciones mentales como pensar, recordar, resolver problemas, controlar las emociones y conectar con otros en la creación de relaciones.

Además tendrá un efecto directo sobre la salud, influyendo en procesos como el metabolismo de la insulina entre otros muchos.

3.- Tiempo de concentración.

Es beneficioso para nuestro cerebro dedicar atención intensa durante un período de tiempo a una sola cosa a la vez, con el menor número de distracciones posibles.

El tiempo de concentración es imprescindible para seguir creando nuevas conexiones cerebrales a lo largo de toda la vida. La concentración permite el aprendizaje y la consolidación de conocimientos a largo plazo.

Cuando no hay concentración no hay aprendizaje de calidad, no hay crecimiento y es entonces cuando corremos el riesgo de sentir la vida como una rutina aburrida y sin cambios.

4.- Tiempo de inactividad.

Permitir a la mente que haga lo que quiera durante un rato. Desprenderse de objetivos y obligaciones, simple descanso mental. Permitir a nuestra imaginación que vaya donde desee.

La inactividad actúa como un verdadero reconstituyente cerebral, totalmente imprescindible para una mente productiva y con capacidad de pausa.

5.- Tiempo de juego.

Cuando nos divertimos, el cerebro crece. Dedicar un rato a actividades lúdicas, no críticas, por el mero hecho de pasar un buen rato parece ser beneficioso para nuestro cerebro.

Se puede realizar a través de actividades programadas como baile o teatro o simplemente permitiéndonos sacar la parte más lúdica de nuestro interior para pasar un buen rato con los amigos. El caso es divertirse por el mero hecho del placer que conlleva.

6.- Tiempo de actividad física.

Ya sabemos que mover el cuerpo desarrolla el cerebro porque potencia la neuroplasticidad, esa capacidad que nos recuerda que el cerebro no es un órgano estático sino que cambia continuamente generando nuevas conexiones en función de las experiencias que vivimos.

El ejercicio físico es un ingrediente indispensable para una mente feliz.

7.- Tiempo de conexión.

Establecer momentos de acercamiento a otras personas y, a través de la empatía y la compasión, tratar de comprenderlas y aportar algo a su bienestar. A un nivel sencillo, podemos proponernos pasar tiempo con las personas de nuestro entorno interesándonos por ellas.

Relacionarnos con los demás de esta forma nos aportará no solo momentos sumamente gratificantes sino una sensación de vivir nuestra vida con mayor plenitud y profunda satisfacción interior.

Siete momentos del día que permiten mantener el contacto con uno mismo y tener un centro desde el que vivir lo positivo que se nos pone por delante con mayor profundidad y encarar con más resistencia las adversidades. ¿Conocías esta forma de conseguir una mente sana? ¿La practicas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *