Elegir superar la timidez

¿Por qué la terapia cognitivo – conductual es la más eficaz para superar la timidez?

Tradicionalmente se han venido utilizando numerosas estrategias para superar las dificultades emocionales que provoca la ansiedad social, entre las más comunes se encontrarían: la medicación, el psicoanálisis, la hipnosis, la meditación, las constelaciones familiares, la dieta, los remedios naturales, la acupuntura, las flores de Bach, la homeopatía, las lecturas relacionadas con el problema, etc.

Prácticamente para ninguno de estos métodos hay investigación controlada que examine su eficacia para el tratamiento de la ansiedad en general y de la ansiedad social en particular. No hay estudios que demuestren que las mejorías que se puedan experimentar se deban a un determinado tratamiento y no a otros factores ajenos a dicho tratamiento.

En definitiva, solo la investigación controlada permite determinar si los efectos del tratamiento se deben realmente a éste.

Consideración aparte merece la terapia cognitivo – conductual, las técnicas que aquí se utilizan han sido sometidas a numerosos estudios que han avalado su utilidad para superar la ansiedad social.

Citando a Antony y Swinson te detallamos los puntos que hacen diferente a la terapia cognitivo – conductual (TCC) de otros métodos:

  •  La TCC es directiva. Dicho en otras palabras, el terapeuta participa activamente en la terapia y realiza sugerencias muy concretas.
  • El objetivo de la TCC consiste en modificar un determinado problema. Algunas modalidades de terapia se centran en ayudar al individuo a entender las causas profundas de un problema, pero sin ofrecer estrategias concretas para superarlo.
  • La duración de la TCC es relativamente breve. La duración habitual de un tratamiento para la ansiedad social es de entre diez y veinte sesiones.
  • La TCC se centra en las creencias y conductas habituales, a las que se considera responsables del mantenimiento del problema. Algunas modalidades tradicionales de terapia tienden a centrarse más en las experiencias de la temprana infancia.
  • Terapeuta y cliente son, en la TCC, compañeros que trabajan juntos en la solución del problema.
  • El cliente es, en la TCC, quien elige, en colaboración con el terapeuta, los objetivos de la terapia.
  • La TCC suele incluir estrategias para medir el avance, lo que permite ajustar las técnicas y maximizar su eficacia.
  • La TCC implica cambiar creencias y conductas para que el cliente gestione más adecuadamente la ansiedad y supere mejor las situaciones ansiógenas.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *