Realidad Virtual para superar las fobias

El tratamiento de las fobias con Realidad Virtual es la última novedad que en Grupo XXI psicología hemos incorporado. ¿Quieres saber cómo funciona y cómo puede beneficiarte? Te lo explicamos en este artículo.

Diferencia entre miedo y fobia

El miedo es una de las emociones más importantes para la supervivencia del ser humano. Nos alerta de que hay una amenaza en nuestro entorno de la que debemos protegernos.

Es normal sentir cierto miedo ante algunas situaciones: la presencia de determinados animales, insectos, al enfrentarnos a grandes alturas, a espacios cerrados, a lugares con demasiada gente, acudir al dentista, etc. Sin embargo, cuando este miedo es desproporcionado y genera estados de angustia tan intensos que impiden realizar una vida normal, estaríamos hablando de una fobia.

La fobia consiste en un miedo intenso a la presencia o anticipación de un objeto, animal o situación. Cuando la persona se encuentra expuesta a aquello a lo que teme, el miedo aparece de forma inmediata, desencadenándose una serie de pensamientos muy negativos y exagerados referidos a la amenaza, así como intensas sensaciones físicas de angustia y malestar. En ese momento, se intenta por todos los medios evitar o escapar de la fuente del temor. Aunque la persona con una fobia sabe que su miedo es irracional, no puede evitar sentirse de ese modo.

La buena noticia es que las fobias tienen solución, siendo el tratamiento cognitivo-conductual el que se ha mostrado más eficaz. La clave de este tratamiento es trabajar en dos frentes. Uno de ellos es identificar los pensamientos distorsionados relacionados con aquello que se teme, para sustituirlos por otros más realistas que permitan reevaluar la amenaza de manera más objetiva.

El otro punto imprescindible para superar cualquier fobia es la exposición gradual a lo temido, preferiblemente en vivo. El propósito es, que al enfrentarse a lo que provoca tanto miedo, se pueda comprobar que ese peligro percibido no es real y la persona, poco a poco, consigue vencer su fobia.

Cómo la Realidad virtual puede mejorar el tratamiento de las fobias

Hoy en día los avances tecnológicos han revolucionado prácticamente todas las facetas de nuestra vida. El ámbito de la psicología no iba ser menos y actualmente podemos aprovecharnos de recursos innovadores para la intervención clínica.

En cuanto al tratamiento de las fobias se refiere, la Realidad Virtual se ha convertido en un instrumento con numerosas ventajas para ser utilizado por los profesionales de la psicología, ayudando a superar las limitaciones que en ocasiones pueden aparecer a la hora de aplicar las técnicas de exposición anteriormente mencionadas.

1. Como hemos visto, la exposición es el eje central del tratamiento para superar las fobias. Cuando se trata de una fobia a volar en avión, a ciertos animales o a realizarse una prueba médica (resonancia magnética, por ejemplo), resulta realmente difícil, por no decir imposible, exponerse de manera regular y progresiva a dichas situaciones. No podemos tumbarnos todos los días en el escáner que hace las resonancias magnéticas, ni embarcarnos en un avión para acostumbrarnos a las sensaciones, pero bajarnos antes de que despegue, y tampoco es fácil acceder a determinados insectos cuando los necesitemos. En todos estos casos, la elección era realizar la exposición en imaginación. Sin embargo, existen muchas personas a las que les cuesta imaginar con la suficiente viveza como para generar los niveles de ansiedad que se requieren en consulta para que la exposición funcione. Gracias a la Realidad Virtual podemos recrear todos estos entornos a los que es complicado exponerse en la vida real, facilitando la inmersión de la persona en dichos escenarios y la interacción con estos.

2. La segunda gran ventaja de la Realidad Virtual que podemos señalar, es que gracias a ella tenemos un control total del ambiente al que se expone la persona, algo difícil de conseguir en la realidad. Podemos ajustar todas las variables relevantes para la exposición, sin dejar nada al azar. Por ejemplo, si alguien tiene miedo a los ascensores, podemos variar el tamaño, controlar el número de personas que suben o incluso simular una avería, de tal forma que la exposición se realice de la manera más progresiva posible, sin sorpresas.

3. Finalmente, la Realidad Virtual puede ser una estrategia de tratamiento con menos reticencias y rechazo por parte de la persona con una fobia, ya que no supone una exposición en vivo. A veces, los niveles de ansiedad y malestar que sufren los pacientes son muy elevados y por lo tanto es entendible que se resistan a exponerse de manera directa a la situación temida. Este método de exposición les hace sentir más seguridad y se ha visto que sus efectos resultan similares a los conseguidos con la exposición en vivo.

En este vídeo podrás ver una entrevista en la que explicamos al equipo de Antena 3 cómo trabajamos con esta novedosa herramienta.