ACOSO ESCOLAR O BULLYING

El acoso escolar o bullying se caracteriza por actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, llevadas a cabo por uno o más estudiantes (acosador/es) contra otro (víctima), dentro del contexto escolar. Asimismo, existe un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima, pudiendo deberse a razones físicas (menor fuerza o menor edad), psicológicas (menores recursos para afrontar adecuadamente los problemas) o por el número de personas involucradas.

Existen diversos indicadores de que el niño o adolescente está sufriendo acoso escolar tales como descenso del rendimiento escolar, tristeza, ansiedad, irritabilidad, pérdida de interés por actividades, problemas para dormir, sentimientos de culpa, baja autoestima o ideas suicidas.

TIPOS DE ACOSO

Existen cuatro tipos de acoso escolar o bullying:

  • Bullying físico: consiste en golpes, empujones, patadas o zancadillas del acosador a la víctima. Es el tipo de acoso más común.

  • Bullying verbal: el acosador menosprecia a la víctima a través de insultos, apodos, burlas, amenazas, rumores o bromas insultantes.

  • Bullying social: El objetivo es aislar al niño o adolescente del resto del grupo o clase, de manera directa o indirecta, ignorándolo, aislándolo y excluyéndolo.

  • Ciberbullying: Se trata del acoso o intimidación a través de mensajes, redes sociales o correos electrónicos. A través de las nuevas tecnologías, el contexto en el que se puede dar el acoso no se limita al centro escolar.

CONSECUENCIAS PARA LA VÍCTIMA

Los niños y adolescentes que sufren de acoso escolar pueden mostrarse tristes o afligidos, falta de motivación y bajo rendimiento escolar, problemas para conciliar el sueño, síntomas físicos (dolores de estómago, cabeza, vómitos o náuseas), baja autoestima, problemas emocionales, depresión o ansiedad, culpabilidad e ira, rechazo a la escuela y faltas constantes a la misma.

Es necesario una valoración del caso para, en caso afirmativo, poner en práctica las medidas oportunas para que cese el acoso.

¿CUÁNDO ACUDIR A TERAPIA PSICOLÓGICA CON NIÑOS Y ADOLESCENTES?

Debemos tener presente que los problemas psicológicos pueden aparecer a edades tempranas y, como consecuencia, proporcionar un tratamiento eficaz influye positivamente en el futuro del niño y adolescente.

Existen diversos indicadores que pueden presentarse ante un problema psicológico. Por lo tanto, es importante que ante la sospecha de un posible problema psicológico se acuda a un especialista para que se pueda valorar y, en caso afirmativo, comenzar con un tratamiento individualizado.

BENEFICIOS DE LA TERAPIA INFANTOJUVENIL

En Grupo XXI psicología trabajamos a través de diversas técnicas para que el niño o adolescente pueda expresar los problemas y dificultades que tienen en diversas áreas, dándole estrategias para afrontar o solucionar estos problemas o dificultades. La adquisición de estrategias eficaces de afrontamiento repercutirá positivamente en el bienestar emocional y social del niño o adolescente.

VER MÁS

Información

Duración: sesiones de 1 hora.

Orientación Cognitivo-Conductual.

Posibilidad de realizar terapia online.

INFÓRMATE SIN COMPROMISO

Al enviarnos este mensaje, aceptas nuestra política de privacidad y protección de datos

NOVEDADES

¿Eres agresivo cuando te enfadas?

Tanto en el lenguaje coloquial como en la jerga psicológica…

¿Cómo influye la autoestima en los trastornos de alimentación?

En muchas ocasiones pensamos que las personas, normalmente mujeres,…