Inteligencia emocional y comunicación asertiva en el trabajo

El curso de inteligencia emocional y asertividad te ofrece dos recursos imprescindibles para el abordaje de los conflictos interpersonales: inteligencia emocional y comunicación asertiva.

La Inteligencia emocional es la capacidad que nos permite identificar las emociones propias y ajenas, comprender por qué y cómo se producen y ser capaces de regularlas adecuadamente para mitigar los efectos negativos y aprovechar los positivos.

Por otra parte, la comunicación asertiva, incluye una serie de habilidades que nos facilitan expresar de manera clara y directa lo que pensamos, sentimos o necesitamos, defendiendo nuestros derechos y respetando a su vez los derechos de los demás.

Ambas competencias resultan indispensables si queremos mejorar nuestras relaciones con los demás, y resolver satisfactoriamente los conflictos que se nos presenten en nuestro entorno tanto profesional como personal.

1. FACILITADORES DE LA COMUNICACIÓN

Escucha activa.
Empatía: la capacidad de ponerse en el lugar del otro.
Reconocimiento positivo.

2. MANEJO DE LOS PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS NEGATIVOS

Técnicas de respiración abdominal.
Reestructuración cognitiva.

3. LA IMPORTANCIA DE LAS EMOCIONES EN LA COMUNICACIÓN

Manejo de las emociones interfirientes en la comunicación.

4. ASERTIVIDAD Y AUTOAFIRMACIÓN

Mis derechos en las relaciones con los otros.
Intercambiar y defender opiniones contrarias.
Hacer peticiones y propuestas.
Decir no sin sentirme culpable.
Hacer críticas controlando los sentimientos del otro.
Recibir críticas sin descontrolarme o sentirme mal.
Afrontamiento de la hostilidad.

NUESTROS CLIENTES

VER MÁS

Información

Duración: 16 horas.

Bonificable a través de la Fundación Tripartita.

INFÓRMATE SIN COMPROMISO

Al enviarnos este mensaje, aceptas nuestra política de privacidad y protección de datos

FORMADORES

NOVEDADES

¿Eres agresivo cuando te enfadas?

Tanto en el lenguaje coloquial como en la jerga psicológica…

¿El enfado es más habitual en hombres que en mujeres?

Falso: Experimentar enfado es igualmente frecuente en hombres…